Ozonoterapia

La Ozonoterapia es una técnica médica basada en el aumento de la saturación de oxígeno en el organismo con fines terapéuticos mediante la insuflación de oxígeno y ozono. Su aplicación produce antioxidantes que promueven una serie de cambios y reacciones beneficiosas en las células del paciente siendo una vía útil para muchas enfermedades.

¿Quieres pedir cita en nuestra clínica?

¿Qué es el ozono?

La palabra ozono se deriva de la palabra griega ‘ozein’, que significa ‘tener olor’. Fue descubierto a mediados del siglo XIX.

El ozono es una forma activada del oxígeno. Es un gas inestable de olor característico y gran efecto oxidativo que se compone de tres átomos (O3), a diferencia del oxígeno del aire que respiramos, que se compone de 2 átomos de oxígeno (O2). El ozono es un componente natural de nuestra atmósfera que actúa como escudo protector frente a la radiación nociva proveniente del espacio.

Actualmente se aplica en la industria como antiséptico y también para potabilizar las aguas.

¿Qué es la Ozonoterapia?

Es la aplicación de ozono (O3) con fines terapéuticos. Se aplica con éxito en Medicina desde hace unos 100 años.

¿Cómo se obtiene el ozono medicinal?

Un aparato médico especial transforma mediante descargas eléctricas de alto voltaje un cierto porcentaje del oxígeno puro entrante en ozono, generando así una mezcla de oxígeno-ozono que se aplica como tratamiento.

¿Cómo actúa el ozono medicinal?

  • Mejora y reactiva el metabolismo del oxígeno en el organismo mejorando su estado general.
  • Como germicida que elimina bacterias, virus y hongos.
  • Como antiinflamatorio.
  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Modula la inmunidad del organismo.
  • Acelera los procesos de curación y cicatrización.

¿Cuáles son las aplicaciones del ozono medicinal?

  • Trastornos de la circulación sanguínea; la terapia con ozono mejora el suministro de oxígeno hacia los tejidos.
  • Infecciones; el ozono actúa de forma directa sobre los patógenos y de forma indirecta modulando la inmunidad del cuerpo.
  • Tratamiento del dolor, como el articular (artrosis de rodilla, hernia discal, etc.).
  • Inflamaciones.
  • Enfermedades crónicas.
  • Regeneración en estados de agotamiento producidos por enfermedad, cirugía, estrés.
  • Envejecimiento. La aplicación de ozono mejora la calidad de vida mermada por el envejecimiento de los tejidos debido a la edad.
  • Mejora del estado general como terapia reguladora.

¿Cómo se aplica el ozono medicinal?

  • Infiltración intraarticular: se infiltra el ozono directamente en la articulación.
  • Autohemoterapia mayor: se extrae de una vena del brazo del paciente una determinada cantidad de sangre en un frasco estéril, se mezcla con ozono y se vuelve a reinfundir en la misma vena.
  • Autohemoterapia menor: se extrae con una jeringa una pequeña cantidad de sangre de una vena del brazo del paciente, se mezcla con ozono y se vuelve a inyectar en un músculo grande, como el glúteo.
  • Insuflación vaginal o rectal mediante un fino catéter.
  • Aplicación tópica de aceite ozonizado o aplicando el gas directamente con una bolsa estanca.

Complicaciones del tratamiento con ozono

La ozonoterapia no presenta riesgos si se aplica de forma correcta. Las posibles complicaciones son las típicas de cualquier terapia invasiva: ligero dolor o hematoma en la zona de infiltración.

Cabe mencionar que la ozonoterapia se puede combinar con otras terapias y/o medicamentos.

La única limitación concreta, es que el ozono no debe inhalarse de forma directa porque es muy irritante para el pulmón.

Contraindicaciones de la ozonoterapia

Hipertiroidismo no tratado, arritmias, favismo, trastornos de la coagulación, hemofilia, medicación anticoagulante, hipertensión arterial importante, anemia importante, embarazo (restringido), alcoholismo.

Como cualquier otra terapia, la aplicación de ozono más adecuada se decide en cada caso según la exploración e historia clínica del paciente en concreto.