Terapia Neural

La sobrecarga del sistema nervioso autónomo provoca diversos desajustes como lesiones, infecciones, estrés psiquico o incluso intoxicaciones. Esta terapia crea una acción reguladora general antiinflamatoria, estimula la circulación y relajación muscular y activa la capacidad autocurativa del organismo. Es ideal para el tratamiento de cuadros de dolor y enfermedades orgánicas crónicas.

¿Quieres pedir cita en nuestra clínica?

¿Qué es la Terapia Neural?

La Terapia Neural es una rama de la Medicina Integrativa que busca la regulación del sistema nervioso autónomo (vegetativo) a través de la administración de pequeñas dosis de anestésico local, no con el objetivo de dormir la zona, sino de realizar cambios eléctricos permitiendo mejorar la repolarización de la membrana celular y así volviendo al orden natural y correcto funcionamiento de la región tratada. El sistema nervioso autónomo es un sistema de información y regulación distribuido por todo el cuerpo necesario para las funciones de la vida. Al contrario que en el caso del sistema nervioso voluntario, que se organiza centralmente desde el cerebro y la médula espinal, el sistema nervioso autónomo consta de una fina red que conecta todos los órganos y partes del cuerpo mediante incontables fibras nerviosas muy delgadas. A través de este sistema el cuerpo es capaz de captar y compensar mediante reacciones reguladoras una amplia gama de trastornos de todo tipo, como lesiones, infecciones, sobrecargas, estrés psíquico, intoxicaciones y otros. Cuanto más se sobrecargue el sistema de regulación por los trastornos mencionados y no pueda recuperarse completamente, más pronto se desarrollarán enfermedades que pueden volverse crónicas.

En 1925, los médicos alemanes Ferdinand y Walter Huneke descubrieron las propiedades curativas del anestésico procaína. Mediante una exhaustiva observación y desarrollo del método sentaron las bases de la Terapia Neural.

¿Qué anestésico se aplica y cómo?

Después de realizar la historia clínica y la exploración física del paciente, se inyectan en determinadas zonas de su cuerpo pequeñas cantidades de procaína a bajas dosis. En este caso, más que una acción anestésica local directa sobre los nervios, la procaína tiene una acción reguladora con efectos a nivel general antiinflamatorios, estimulantes de la circulación, de relajación muscular, entre otros, activando así la capacidad autocurativa del organismo.

Motivos de consulta principales

Los motivos de consulta pueden ser muy variados ya que muchas en múltiples patologías se basa en facilitar la función del propio sistema nervioso, desde diferentes tipos de dolores (tanto osteo-musculares como viscerales), tendencia a la repetición de procesos infecciosos o inflamatorios, alergias, somatizaciones emocionales como la ansiedad, el estrés, etc. En Centre Dental Sant Martí la aplicación de la Terapia Neural es llevada a cabo por profesionales Médicos y Odontólogos, cada uno en su especialidad, con dilatada experiencia en la práctica.

¿Qué efectos secundarios se pueden esperar?

En Terapia Neural se aplica poca cantidad de procaína y a bajas dosis. Debido a su rápida degradación en el organismo permanece brevemente, por lo que los posibles efectos secundarios (como cualquier otro anestésico local) son prácticamente inexistentes.

Después del tratamiento puede aparecer por poco tiempo un ligero mareo. Algunas veces puede aparecer un pequeño enrojecimiento o hematoma en el lugar de la inyección. Las reacciones alérgicas son muy poco frecuentes.

¿Cuáles son las contraindicaciones?

Trastornos de la coagulación, medicación anticoagulante, deficiencia conocida de la pseudocolinesterasa, embarazo.

¿Qué partes del cuerpo son tratadas?

Se inyectan directamente los puntos dolorosos como también los llamados «campos interferentes» para desactivarlos. ¿Qué se entiende por campo interferente? Un campo interferente es una estructura crónicamente irritada que al interferir o bloquear la capacidad de regulación del cuerpo puede a través del sistema nervioso autónomo provocar irritaciones en otras regiones alejadas. Quedará comprometida la capacidad de autocuración del organismo. Campos interferentes pueden ser cicatrices por operaciones (p. ej. apendicitis) o antiguas lesiones, inflamaciones en la boca (amígdalas, dientes, maxilares) u otras partes del cuerpo. Un ejemplo: una caries puede causar dolores persistentes en un hombro o una rodilla.

Los campos interferentes mayormente se encuentran en el área de la cabeza (amígdalas, dientes, maxilares, senos paranasales).

¿En qué casos se aplica la Terapia Neural?

Tensión cervical; lumbalgia; ciática; dolor articular (hombro, codo, cadera, rodilla, etc) por artrosis, artritis, lesiones; dolor neuropático; dolor de cabeza, migraña; problemas en boca (dientes, amígdalas, etc); dolor en cicatrices externas e internas. Es pues una terapia muy válida para el tratamiento de muchos cuadros de dolor y enfermedades orgánicas crónicas.

¿Con qué frecuencia se aplica la Terapia Neural?

En enfermedades agudas y no complicadas pueden ser suficientes de 5 a 10 sesiones. En enfermedades crónicas las sesiones futuras dependerán de la evolución e historia de cada paciente.

¿Duele el tratamiento?

La pequeña y breve sensación de dolor de los pinchazos se tolera muy bien.

¿Pueden aparecer recaídas de la enfermedad?

Al igual que con cualquier tratamiento médico pueden haber recaídas. En tales casos pueden ser necesarias sesiones repetidas después de algún tiempo.