Endodoncia

En Centre Dental Sant Martí contamos con nuestro especialista en endodoncias que nos ayuda a garantizar el éxito de este tratamiento y evitar así perder el diente de una manera prematura.

¿Quieres pedir cita en nuestra clínica?

¿Qué es la endodoncia?

La endodoncia se conoce coloquialmente como «matar el nervio» y es una solución rápida y definitiva ante las molestias dolorosas provocadas por la lesión del paquete vasculonervioso del interior del diente. Contamos con los últimos avances en tecnología y especialistas en endodoncia para que no pierdas tu pieza dental.

¿Cuándo se requiere hacer una endodoncia?

Una endodoncia es necesaria cuando se produce un proceso inflamatorio que afecta a la pulpa del diente, debido a causas como:

  • Infecciones dentales: la gran mayoría de las endodoncias se llevan a cabo por infecciones causadas por caries extensas que alcanzan el nervio y se produce un fuerte dolor.
  • Traumatismos: La fractura de un diente provocada por un golpe o la masticación de un elemento duro, puede dejar al descubierto el paquete vasculonervioso interno del diente o simplemente haberlo dañado, dando lugar a un intenso dolor que requerirá una endodoncia.
  • La abrasión, erosión y desgaste de los dientes por el roce entre ellos, si no se trata a su debido tiempo, dará lugar a la necrosis o muerte del paquete vasculonervioso en cuyo caso también requerirá la desvitalización o endodoncia del diente.
  • Malposición dentaria: Idealmente, se intentará corregir con tratamiento de ortodoncia, pero en casos determinados, requiere la práctica de una endodoncia para poder restaurar el diente en posición correcta.
  • Un incorrecto tratamiento de conductos o una deficiente endodoncia en la que no se haya sellado bien el conducto puede dar lugar a una sobreinfección que requerirá una reendodoncia. Es por eso que aconsejamos que este procedimiento sea realizado por un experto y disminuir de esta manera el porcentaje de fracasos.

¿Cómo se realiza una endodoncia?

Consiste en las siguientes fases:

  • Diagnóstico: Es realizado por el especialista para determinar la afectación pulpar o nervio y evaluar la necesidad de realizar una endodoncia o una reconstrucción con materiales que protegerán la pulpa dental. Para hacer el diagnóstico será imprescindible la realización de una serie de radiografías así como diferentes pruebas de vitalidad in situ que nos certificarán la necesidad de llevar a cabo el procedimiento.
  • Remoción de la pulpa dental afectada: Se realiza bajo anestesia local para que el procedimiento sea indoloro y consiste en la extirpación del paquete vásculo-nervioso que se encuentra en el interior del diente y es el causante del dolor dentario utilizando un instrumental especializado que limpiará el interior del diente dejándolo libre de infección. En función de la complejidad o el estado inicial del diente. Es probable que el tratamiento requiera una o dos sesiones. Al pasar el efecto de la anestesia es probable notar una ligera sensación de molestia en la zona, que se pasa a los dos o tres días. Para reducir estas leves molestias recetamos analgésicos y antinflamatorios.
  • Sellado de los conductos: Se rellenan los conductos limpios con un material adecuado para impedir el paso de las bacterias que podrían provocar una infección en su interior.
  • Restauración: Un diente endodonciado, al perder su irrigación interna, es más frágil frente a un golpe seco pudiendo provocar la fractura del mismo. A esto hay que sumar la gran pérdida de estructura dentaria que se ha eliminado al limpiar la caries. Por eso recomendamos colocar una incrustación o corona de porcelana para fortalecer estos dientes y mantener su integridad a largo plazo.

Tipos de endodoncias:

  • Endodoncia unirradicular: Piezas dentales con tan solo un conducto o raíz.
  • Endodoncia birradicular: Piezas dentales que cuentan con dos conductos pulpares.
  • Endodoncia multirradicular: Piezas dentales con más de dos raíces o conductos pulpares.
  • Reendodoncia: Consiste en realizar un retratamiento de conductos debido a un fracaso o filtración después de la realización de una endodoncia.

Contraindicaciones para la realización de una endodoncia:

Las situaciones para no mantener un diente en la boca por medio de un tratamiento endodóntico son la presencia de una fractura insalvable del diente, afectación pulpar de un diente sin función como un cordal sin antagonista, imposibilidad de ser restaurado o de acceder a los conductos radiculares (por calcificaciones o variaciones anatómicas), que exista una proporción desfavorable entre la corona y la raíz o que el diente no tenga un soporte de hueso adecuado (que presente movilidad importante por pérdida de soporte óseo).

Consideraciones a tener en cuenta después de una endodoncia

Se han de mantener las mismas medidas de higiene que cualquier diente de la boca. Es importante la revisión periódica por parte del profesional asegurar la durabilidad del tratamiento.